Cuidamos la piel

El uso de la avena para desinflamar la piel con rosácea

La Rosácea, es una afección inflamatoria crónica en la piel que se manifiesta en el rostro. Se desconocen las causas, pero se sabe que afecta mayormente a mujeres que a hombres (sin embargo suele ser más grave en ellos a largo plazo), de tez clara, entre los 30 y los 50 años de edad. Existen antecedentes familiares en aproximadamente un 30% de los casos.

Es importante su reconocimiento para una detección precoz y un correcto tratamiento, por eso aquellas personas con síntomas de enrojecimiento de la piel del rostro, que va y viene, pero luego de un tiempo se instala, deben pensar en ella. Aparecen sobre esa piel alterada, algunas "arañitas vasculares" (telangiectasias), pápulas, pústulas "granitos", y posteriormente nódulos o lesiones más profundas, acompañados muchas veces de edema o sensación de "piel hinchada"; en algunos casos, hay compromiso ocular con síntomas de irritación conjuntival.

La rosácea es una afección que no pone en riesgo la salud general, pero afecta a la autoestima, incluso muchos pacientes se ven afectados a nivel laboral. No se cura, pero existen varias maneras de controlarlas.

Los sí y los no para tratar la rosácea

  • Es importante evitar la exposición a altas temperaturas o al sol. Se recomienda el uso de protectores solares con un índice de Factor Solar alto y sombrero.
  • Se recomienda evitar los baños de vapor o las duchas con agua muy caliente.
  • Se desaconseja el consumo de alimentos muy calientes o condimentados. Se recomienda una dieta equilibrada y natural. Minimizar la ingesta de chocolates, café y/o alcohol.
  • Las situaciones estresantes reavivan la rosácea, es por eso que se recomienda evitar situaciones de estrés y practicar técnicas de relajación.
  • No se aconsejan los tratamientos de belleza exfoliantes y/o abrasivos como peelings, y los masajes en la piel con esponjas o cepillos.
  • No usar cosméticos o productos de limpieza facial que contengan alcohol, aceite, fragancias u otros elementos que tiendan a resecar la piel.
  • No utilizar cremas con corticoides ya que si bien brindan una mejoría rápida, los cuadros empeoran al suspenderlos.
  • Utilizar cosméticos para pieles sensibles, hipoalergénicos y suaves.
  • Utilizar jabones suaves de avena.

 


Cómo tratar la rosácea

  • Tomar baños cortos con agua tibia
  • Secarse suavemente sin frotarse
  • Aplicar una crema con avena para desinflamar, humectar la piel.
  • Utilizar un protector solar con Factor de protección alto.

 

Por qué se recomienda el uso de Aveno para la rosácea

Es fundamental en pacientes con Rosácea, mantener un adecuado cuidado de la barrera cutánea. Por esto además del tratamiento médico indicado por el especialista, los otros pilares de este tratamiento son, higiene con productos diseñados para piel sensible, humectación diaria según las necesidades de cada paciente y uso de protector solar con FPS alto.

Los profesionales recomiendan la higiene diaria con gel de limpieza Aveno para tratar la rosácea porque tiene componentes a base de avena con propiedades antisépticas, antiseborreicas, antipruriginosas y emolientes especialmente indicados para pieles sensibles, reactivas, deshidratadas, inflamadas o pruriginosas. Limpia y humecta evitando irritación y brindando un efecto calmante.

Dra. Mónica Ibarra
Dermatóloga
M.N. 80601


Bibliografía consultada
Centro Nacional de Distribución de Información del Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIAMS, por sus siglas en inglés)
Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés)
Medline Plus

Toda información proporcionada en este sitio web o por quienes colaboran en la elaboración de sus contenidos, debe ser considerada como una guía informativa y no como un consejo médico. La información no reemplaza la atención médica, el diagnóstico, ni el tratamiento que sólo un profesional que lleva la historia clínica puede brindar. Cualquier uso práctico que se le pretenda dar a dicha información deberá ser previamente consultado con un personal de la salud.