login
Recomendaciones

Piel seca en el invierno

Cuando llega el invierno, cambian los factores climáticos que afectan a nuestra piel seca: el frío, el viento y la humedad. Todos ellos generan una mayor deshidratación en la piel, intensificando la problemática de las pieles secas. Las zonas más sensibles del cuerpo en invierno son las mejillas, los labios, el cuello, las manos y el escote.

Para proteger la piel en invierno es importante mantener ciertos tratamientos diarios para la piel seca.

  • Hidratación: mantener una rutina de hidratación diaria con un emoliente, varias veces al día.
  • Manos: evitar lavar las manos de manera excesiva y mantenerlas hidratadas.
  • Productos: no elegir productos agresivos para el lavado del rostro y el cuerpo. Preferir aquellos que son más suaves y testeados dermatológicamente para pieles secas.
  • Baño: a la hora de darse una ducha es preferible evitar el agua muy caliente o muy fría, lo ideal es que esté tibia. Tampoco es aconsejable bañarse más de una vez por día ya que eso podría aumentar la deshidratación de la piel.
  • Labios: mantenerlos hidratados y protegerlos del sol.
  • Lentes: usar lentes de sol para disminuir la exposición a los rayos UV. Reforzar este cuidado en lugares donde haya nieve, ya que refleja el 80% de la radiación solar. 
  • Guantes y ropa de abrigo: utilizarlos para protegerse del aire frío y el viento.
  • Cambios de temperatura: evitar los cambios bruscos de temperatura porque aumenta la posibilidad de capilares dilatados y se enrojece la piel seca, especialmente en las mejillas.
  • Alimentación: acompañar todos los cuidados con un aumento de consumo de antioxidantes, vitamina C y agua.